El sótano

La lectura de Apuntes del Subsuelo hace ya unos años me inyectó en la mente la idea de lo subterráneo. Consumido por su soledad y aislamiento, el hombre del subsuelo vomitaba en el papel toda la bilis que generaba su mente. Su cuchitril era el lugar infrahumano donde vagaba entre pensamientos retorcidos e ideas inútiles.

En su momento, este miserable personaje me causó una honda impresión: me vi reflejado en él. Inspirado por canales de Youtube de crítica y análisis (muy particularmente Digibro, la viva imagen del hombre del subsuelo), me he decidido ahora a recuperar ese espíritu subterráneo y dedicarme a soltar toda mi diarrea mental sobre mis mayores aficiones en este sitio.